miércoles, 6 de noviembre de 2013

ARACNOFOBIA

¡No puedo con ellas!
 
¿Recordais que Indiana Jones tenía fobia a las serpientes? ¡Pues yo se la tengo a las arañas!
 
Por cierto,  según he empezado a escribir he sido consciente de mi analfabetismo naturalista, de repente he pensado ¿existen los araños? es mas.. ¿existen los serpientos?, bueno lo de los serpientos lo dejo para mi querido Indi, pero lo de los araños... (apunte mental 1: "Investigar la vida sexual de las arañas") ...ummhh.
 
Desde siempre, desde la infancia, como casi todas las fobias. Recuerdo un baño en el río durante unas vacaciones en un pueblo de Burgos, esas vacaciones de antaño que duraban tres meses, los hijos y la madre en el pueblo, en la casa -familiar o alquilada- y los padres, ejerciendo de Rodriguez (apunte mental 2: "Los Rodriguez ¿en riesgo de extinción?") en la capital, yendo los fines de semana a ver a la familia y luego su escaso mes de vacaciones con ellos en el pueblo.
 
Pero volvamos al río y a mis ocho/nueve años, que ya me he ido por los Cerros de Ubeda (apunte mental 3: "Relevancia turística de los Cerros de Ubeda"), salgo del río y antes de volver a casa cuando empiezo a quitarme el bañador, allí aparece ella, la primera, la Eva-Araña, lo recuerdo tan vívidamente que  casi 50 años después todavía puedo describiros el bañador, verde y blanco, con flores amarillitas y naranjas, vamos, ¡ideal de la muerte! y la araña que se había paseado entre el bañador y mi cuerpecillo, sin mi permiso sin mi conocimiento, ¡ay que repelús!
 
Y ese es el primer choque que recuerdo con las arañas, pero es que últimamente, hemos ido a peor, básicamente por el tamaño de estos bichos que han pasado de insectos a ARTROPODOS ¿os dais cuenta de la diferencia?
 
Además tengo obras delante de mi casa y como esto es un entorno semi-rural, las obras han debido sacar de sus casillas a las arañas y han decidido que conmigo se vive mejor, pero yo no estoy de acuerdo.  
 
Los últimos encontronazos han sido memorables:
 
Situación 1: Hablando delante de casa con unos amigos -uno de ellos veterinario- vemos en el poyo de la puerta de mi jardín una araña de un tamaño tan descomunal que hasta el veterinario exclamó: "¡Joder que bicho!" y yo me he pasado una semana con carne de gallina (apunte mental 4: Origen de la expresión) y nauseas cada vez que lo recordaba.
 
Situación 2: Sentada en el trono, miro el toallero de enfrente y veo una araña, salgo zingando del baño a buscar el insecticida mas próximo y vuelvo corriendo pero  ya no veo la araña, fumigo todo, con riesgo de caer intoxicada, pero sin resultado, dos días después, cuando me estoy duchando y voy a coger el champú reaparece la araña y yo -que habilmente ahora tengo el insecticida en el lavabo- fumigo todo otra vez.
 
Situación 3: me voy a acostar y al entrar en el dormitorio veo que mi perra se ha adelantado y esta durmiendo plácidamente en mi cama y a su lado, como si fuera lo mas normal del mundo ¡otra araña! pero bueno, ¿aquí quien paga la hipoteca? ¡podré elegir por lo menos con quien duermo! Otra fumigación ¡el Ministerio de Medioambiente me va a denunciar!
 
Situación 4: me bajo de la bicicleta estática después de mi hora de ejercicio y me voy a la ducha del ático, parece que no sale mucha agua, pero termino de ducharme y reviso la cebolleta de la ducha que tiene piedrecillas, la limpio y repaso el filtro del lavabo que supongo también tendrá restos, y sí, los tiene, lo limpio, lo voy a colocar en su sitio y ¡Ay,Ay,Ay! otra pedazo de araña que sale del desagüe o de no se donde o ¡Ay,ay! me pongo a gritar como una posesa: "Mary, Mary, sube, corre", Mary está planchando 4 pisos mas abajo, está un poco teniente, es dominicana y tiene Radio Tropical a todo volumen y yo gritando como una loca en el ático, con el gorro de la ducha y una toalla por toda vestimenta: "Mary, sube y ven armada", y cuando por fin Mary aparece. con toda la cachaza y la flema que le da: su conocimiento de la loca que la llama, su caracter latino, su físico y que las arañitas que ella conoce son de tamaño XXL (les llaman cacatas, pero creo que son tarantulas), le sobra el insecticida y de un zapatillazo -arma tradicional donde las haya- devuelve la tranquilidad al hogar. 
 
Conclusiones:
Tengo que comprar una mascara antigas para mi perra.
Tengo que conservar conmigo a Mary y pagarle un plus de peligrosidad porque sino entre los gritos hístericos y las fumigaciones a troche y moche me va a mandar a la m.... a mi y a Spiderman
 

16 comentarios:

  1. Como te echaba de menos...tienes que publicar más, me parto el culo cuando te leo y utilizas tan bien esa bis cómica. Yo las prefiero a los ratones...además dicen que traen buena suerte...intenta verlo por el lado bueno. Además Spiderman juntó a Batman son mis héroes favoritos. Inma respira fuerte cuando las veas y piensa que quizá no son tan malas. Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Omaira, pero a mi me pasa al revés, prefiero los ratones, he encontrado varios, ratoncillos y ratas y no me dan ni la mitad de repelús que me dan las arañas, supongo que son manias personales. En todo caso, si dan buena suerte, ultimamente estoy bendita y a lo grande.
      Lo de publicar mas es algo que siempre me propongo pero como soy una desordenada, tengo un monton de entradas en situacion de borrador a medio redactar, ya sabes, con ideas hilvanadas pero sin terminar, supongo que a ti te pasa lo mismo.
      Un besazo guapisima y encantada de que leas mis historias.

      Eliminar
  2. A mi tb me dan mucho repelus y no te digo las que tengo en la casa del pueblo, me ponen enferma y ando como Mari con la zapatilla en la mano y aniquilo sin piedad a todas las que pillo! Un besazo guapa.
    http://www.solaanteelespejo.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero es que yo no soporto ni el "cracht" cuando les das con la zapatilla, ni soporto los restos en la zapatilla, ni soporto... vamos que soy una niñata, toda mi vida he llamado a mi madre, a mi hermana, a quien fuera, para acabar con la araña, de hecho creo que la primera vez que acabé con una araña yo sola (una araña con entidad) estaba con mis sobrinos, en el pueblo, sin sus padres, y los niños a la hora de lavarse los dientes para irse a acostar estaban conmigo y me dicen: "Mira tia, una araña", tenias que ver mi cara, a mi la araña me parecia Gozilla, pero yo era la heroina de mis sobrinos y maté aquella araña sin darle importancia y tengo claro que mis sobrinos no se acuerdan ¡pero yo si! Un beso fuerte Maria

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Inma, no paro de reirme.
    A mí las arañas no me imponen demasiado, puede que sea que crecí rodeada de ellas por todas partes. La parra que da sombra al porche de la casa del pueblo, debe ser un habitat inmejorable para ellas y no veas como proliferan.
    Con sus patas largas, largas y ese cuerpo peludo y feo. Y esas telas tan asquerosas que dejan en los techos más altos.
    Afortunadamente, las que yo conozco son particularmente patosas y lentas con lo que el zapatillazo es un gran método, siempre que no se peguen a la pared, porque puede quedar perdida con los jugos del arácnido.
    De todas formas, te entiendo, porque tengo una tía que es como tú. Y ha descubierto un método de lo más efectivo. Cuando ve una, sale corriendo a buscar el aspirador y alarga el tubo sin cepillo hasta donde está el bicho. Un toque y se va al fondo de la bolsa, o si tienes uno moderno del depósito.
    Si no quieres encontrar el cadáver se lo dejas a Mari y asunto concluído.
    Me parece un poco engorroso, pero a cambio te ahorras la mascarilla para el chucho y una intoxicación gorda.
    Mil besos resalada, que da gusto leerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo el sistema de tu tia, y lo adoptaria si no fuera porque mi casa está dividida en cuatro plantas y lo de perseguir a la araña escalera arriba, escalera abajo no lo veo practico (para la dieta sería genial). Se que hay sistemas, insecticidas que te aseguran una duración de un año, pero eso me parece útil para viviendas que solo se utilizan en verano y en las que no hay mascotas, pero yo a mi joya no quiero exponerla a mas intoxicación de lo que supone aguantarme a mi, que ya es bastante. Un beso guapa.

      Eliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por tu visita :D! Me he reido un montón con esta entrada, porque a mi hija le pasa exactamente igual, y no hay manera de que amaine su miedo a esos bichos ... ja ...ja... (me río pero me solidarizo contigo, que conste...).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, no mientas, que la que se solidarizaría (por poco me atasco escribiendo la palabreja) conmigo sería tu hija. Besos guapa y a tu hija un millón de abrazos.

      Eliminar
  7. JAJAJA. SI FELIX RODRIGUEZ DE LA FUENTE LEVANTARA CABEZAAA!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues eso si que sería un susto de muerte!!!

      Eliminar
  8. Inma, fia, estás que te sales jajaja. A mi me pasa lo mismo, las requeteodio pero tengo un "poblema" añadido...Flynn les tiene más miedo que yo así que la secuencia suele ser
    -Vemos araña
    -Yo grito
    Flynn grita más, se pone detrás de mi y cuando recupera la movilidad huye
    -yo dejo de gritar y paso a estar mosqueda...momento idóneo para racaaaaaaaaaaaaa..zapatillazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Roma me mira porque estoy hipando de la risa con tu comentario y una pregunta ¿ el zapatillazo quien lo da, Flynn, tu o la araña? es que lo de estar mosqueada es toda una tentación para una araña...

      Eliminar
  9. yo yo yo!!! que muto en Indiana Jones!!! eso si, cagandome en todo.

    Flynn aparece después de que yo inspeccione si la zona 0 es segura......ten un paisano en casa pa esto...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que pa paisanos los de antes!!! jajajaja
      Besos pochola

      Eliminar